Exposicion Oscar Santa Maria Base Aérea La Joya, al sur de Perú, se observó en dos oportunidades un UFO CHD 5-02

CAZANDO UN OVNI
Existe un documento del Departamento de Defensa de los Estados Unidos de Norteamérica, en el cual se informa que en el año 1,980, en las cercanías de la Base Aérea La Joya, al sur de Perú, se observó en dos oportunidades un UFO, la primera vez en horas de la mañana y la segunda en horas de la noche del día siguiente. Al UFO que apareció en horas de la mañana, un avión SU-22 intento interceptarlo y destruirlo, pero sin lograr su objetivo.
———
El piloto de dicha aeronave fui yo y procederé a narrar los hechos.
En la Base Aérea de “La Joya”, Departamento de Arequipa, al sur del Perú, el día viernes 11 de abril de 1980, a las 7:15 horas de la mañana, las aproximadamente 1,800 personas que participaban de la formación diaria de inicio de labores, pudieron observar hacía el final de la pista de aterrizaje un objeto que parecía un globo aerostático suspendido en el aire, como a unos 5 kilómetros de distancia y a 600 metros de altitud.
El sistema de radares no había detectado el acercamiento del globo, y éste no respondía a las llamadas de radio en frecuencia local y de emergencia internacional, efectuadas por la torre de control. Al encontrarse dicho objeto en zona restringida para el vuelo de aeronaves no militares sin contar con permiso de sobrevuelo, y se temía que era una actividad de espionaje que constituía un peligro para la seguridad nacional, el Segundo Comandante de la Unidad ordenó al Escuadrón Aéreo de aviones Sukoi-22, que uno de los pilotos de alerta despegara y proceda al derribo del objeto.
El Comandante del Escuadrón Aéreo, me dio la orden de despegar para derribar al supuesto globo antes de que éste se aproxime a las instalaciones de la Base Aérea, por lo que procedí a dirigirme rápidamente a la línea de vuelos y subir a mi avión que ese día estaba equipado con obuses de 30 mm.
Después del despegue realicé un ascenso por la derecha hasta los 2,500 metros de altura e inicie la maniobra de ataque, colocando al objeto dentro del recuadro de la mira de disparo y al llegar a la distancia adecuada le dispare una ráfaga de 64 obuses de 30mm, esperando ver la destrucción del globo, pero ello no ocurrió.
Aparentemente el globo no sufrió daños y empezó a ascender y a alejarse de la Base Aérea a gran velocidad, por lo que procedí a perseguirlo conectando la postcombustión de mi avión.
Durante la persecución del globo, mi avión mantenía una velocidad promedio de 900 Km/h y no podía alcanzarlo, y al llegar a los 84 Km. de distancia de la Base y a una altura de 11,000 metros, el “globo” se detuvo en forma brusca, por lo que realice una maniobra evasiva para evitar impactar con él y procedí a obtener condiciones para dispararle.
Cuando estaba por alcanzar la distancia de disparo, el “globo” realizó un ascenso súbito dejándome por debajo de él sin posibilidad de dispararle. En dos oportunidades más realice la maniobra de ataque al “globo”, pero en ambas ocasiones evadió mi ataque ascendiendo en el último momento antes de mi disparo, llegando así hasta los 14,000 metros de altura.
Tome la decisión de acelerar a gran velocidad y ascender muy alto, para luego atacarlo descendiendo en forma casi vertical, y si durante el ataque el globo iniciaba un ascenso como en las tres oportunidades anteriores, éste no se salga del centro de la mira y poder dispararle con comodidad.
Aceleré mi avión hasta obtener una velocidad de 1.6 mach, aproximadamente 1,850 Km/h, e inicie el ascenso, sobrepasando la posición del globo, y esperando obtener la suficiente altura para realizar mi maniobra de ataque, pero para sorpresa mía el “globo” inició un ascenso a gran velocidad logrando ponerse en paralelo conmigo, dejándome sin posibilidad de atacarlo.
Continúe con mi ascenso esperando sobrepasarlo para iniciar mi ataque, pero no podía. Así fue que llegamos a la altura de 19, 200 metros, unos 63,000 pies, donde el “globo” detuvo su ascenso y entonces trate de colocar el recuadro (piper) de la mira sobre el “globo” para poder dispararle, pero no era posible. En esos momentos tuve en mi avión la señal de bajo nivel de combustible, indicando que tenía el suficiente combustible para regresar a aterrizar.
Al no poder continuar con mi ataque, me acerqué hasta unos 100 metros del “globo”, y al observarlo quedé sorprendido de apreciar que el “globo” no era un globo aerostático sino que era un objeto de 10 metros de diámetro, que en su parte superior tenía una cúpula esmaltada no metálica de color crema, y en su base tenía una superficie circular metálica ancha de color plateado, asimismo, no poseía alas, motores de propulsión, ventanas, antenas, etc., que son superficies que normalmente emplean las aeronaves,
Reponiéndome de la impresión inicie mi retorno a la Base Aérea informando a la torre de control lo que acababa de observar.
Fueron 22 minutos de maniobras que han quedado muy grabadas en mi memoria y me han convencido que si existe tecnología y vida extraterrestre.